1 abr. 2009

CORRE y prolonga tu VIDA

Neomundo para Periodismo.com
lunes, 30 marzo 2009

Tras un ataque cardíaco la actividad física es esencial para la recuperación.
De acuerdo con los especialistas, cualquier tipo de ejercicio es beneficioso, siempre que su realización sea controlada y esté al alcance de las posibilidades del paciente. En caso de que la tarea se interrumpa, la mejoría alcanzada comienza a mermar.
Si usted tuvo un ataque cardíaco, lo mejor será que consulte a su medico y comience una rehabilitación y un Plan de Actividad física controlado y adaptado a sus las posibilidades. Ésta es la conclusión a la cual arribaron los especialistas del Centro para la Rehabilitación Cardíaca de la Clínica Valmont-Genolier en Glion sur Montreux, Suiza.
"El principal objetivo del estudio fue determinar el impacto de los diferentes tipos de ejercicios en la función vascular. Luego de analizar 209 casos hallamos que tras un ataque cardíaco, cualquier tipo de actividad que implique movimiento es buena, pero es fundamental mantener la constancia pues de lo contrario, una vez pasadas cuatro semanas, los beneficios alcanzados en términos de función vascular, comienzan a mermar", señaló la líder del estudio y directora del mencionado centro, doctora Margherita Vona al journal Circulation en el cual fueron publicadas las conclusiones.
Respecto a las opciones, la especialista consignó: "No encontramos diferencia entre realizar trabajo aeróbico, de resistencia o combinar ambos estilos. Por eso -reitero- lo fundamental es la adherencia al entrenamiento para poder alcanzar y mantener los avances que permitan mejorar la función vascular en el endotelio, la parte interna de los vasos sanguíneos que es la que puede bloquearse provocando el ataque cardíaco".
De hecho, en torno a la evaluación de las diferentes posibilidades giró al experiencia científica, pues los voluntarios fueron asignados, aleatoriamente, a programas aeróbicos, de resistencia, combinados o bien a la no realización de actividad física.
La doctora Lucía Kazelian, médica cardióloga, integrante de los grupos Insuficiencia Cardíaca y Mujer y Corazón de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA). Al ser consultada sobre la importancia de la actividad física en la rehabilitación cardiovascular, postuló: "El sedentarismo es factor de riesgo coronario. Esto quiere decir que: NO hacer actividad física predispone la aparición de lesiones en las arterias coronarias. Por eso, todas las asociaciones recomiendan -en términos de prevención primaria- 'trabajar' para que ésto no ocurra.
Ahora, cuando la persona ya tuvo un evento, debe también realizar ejercicio porque favorece la función cardíaca y el sistema hemodinámico. Pero, por supuesto y más allá de los términos generales, es muy importante que cada cuadro esté controlado por el médico de cabecera y que los ejercicios tanto aeróbicos como no estén en consonancia con las posibilidades y habilidades de cada persona".
"El aspecto tal vez más negativo o sobre el cual debemos focalizarnos para aprender es la importancia de hacer actividad física siempre porque con las pruebas nos dimos cuenta que si el ejercicio se interrumpe, al mes volvemos a la situación inicial.
Esto es fundamental también para las personas que tal vez no tuvieron un ataque cardíaco pero presentan enfermedades coronarias crónicas y podrían, de esta forma, prevenir el avance de la aterosclerosis. Si bien durante las pruebas ninguno de los pacientes tuvo problemas al 'trabajar', es necesario que cada persona consulte con su médico sobre cuáles son las cosas que puede hacer y elija entre todas la opción que más le guste", concluyó la doctora Vona.
Periodismo.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que te parece el Blog? Deja tus opiniones y tus comentarios aquí.